Indice Paises

viernes, 5 de agosto de 2011

Pueblos sajones I

Hoy hemos comenzado la ruta de los pueblos sajones, saliendo de Brasov, dirección Sighisoara, hemos tomado el desvío a Viscri desde Rupea y nos hemos encontrado con nuestra primera carretera con baches. ¿carretera? Bueno. Han sido 7 kms de camino. Tras atravesar zonas de sembrados donde estaban cortando la hierba con guadaña, hemos llegado a un pueblecito donde gallinas, ocas y pavos parecían ser los amos del lugar. Qué silencio. Qué paz. Era como retroceder en el tiempo. Incluso el abrevadero en el medio del pueblo echo con un tronco tallado.

La iglesia fortificada no tiene pérdida, ya que está en la zona alta. Es un pequeño recinto con una bonita iglesia de madera con balconadas pintadas y bancos corridos. Podéis subir a la torre desde donde se tiene una buena vista de la zona, pero debéis superar la prueba de las escaleras y de la terraza en corredor con tablas de madera que parece que se van a romper en cualquier momento. No apto para vértigos.




En las viviendas de la fortificación han instalado salas explicativas de la vida en la villa durante sus primeros años de fundación. Hemos podido ver una cama sajona y confirmado que es la base de las literas con cama de cajón en las que algunos dormimos de pequeños. En resumen, una pequeña fortificación bonita, cuidada por una amable viejecita que no nos ha cobrado los 2 lei de la entrada porque no tenía cambio.




Siguiente parada: Saschiz. La verdad es que hemos parado porque se veía un castillo en lo alto, pero cuando en información de turismo nos han dicho que no se podía subir en coche, nos hemos rajado y hemos entrado en lo que parecía el único bar del pueblo a tomar un refresquito. Tiene una torre de defensa al lado de la carretera que merece una foto. Y es patrimonio de la Unesco.

Shigisoara: una vez superado el tema de como llegar con el coche a la plaza de la ciudadela, donde está nuestro hotel, para no cargar con maletas por el empedrado, hemos comido fuera del recinto en el restaurante Rustic de la calle principal y cambiado dinero. En este punto hay que decir que ya cuesta conseguir cambio de 50 lei y te admiten cada vez menos la tarjeta, así que nos ha tocado "discutir" en el banco para que no nos dieran billetes de 100 al cambiar dinero (hemos llegado a decirle que cancelase la operación).

Tras los trámites monetarios, hemos subido a la bonita torre del reloj (10 lei por persona y sin derecho a foto) y subido la escalera cubierta hasta la iglesia alemana. Hemos visto un sencillo espectáculo medieval en la plaza mientras tomábamos una Ursus y tras una ducha aquí estamos, haciendo la turistada de cenar en la casa donde nació Vlad Tepes.

Nota meteorológica: hoy ha sido un día muy caluroso. Mucho. Mañana más iglesias sajonas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.