Indice Paises

martes, 8 de abril de 2014

Glaciar Franz Josef

Glaciar Franz Josef
Glaciar Franz Josef
Hoy tenemos el Helihike en el glaciar Franz Josef (Ka Roimata o Hinehukatere en maorí) que hemos contratado. Es un glaciar de 12 km de largo ubicado, igual que el Glaciar Fox que vimos ayer, en Parque Nacional Westland en la costa oeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda. El área que rodea a los dos glaciares es parte de Te Wahipounamu, un parque catalogado como Patrimonio de la Humanidad. El río que emerge de la terminal del glaciar Franz Josef se conoce como el río Waiho.
 
Amanece un día espléndido y nosotros que nos habíamos preparado con todo tipo de prendas térmicas, calcetines de lana abrigaditos, gorros y guantes, no sabemos muy bien qué ponernos porque parece que va a hacer calor. Las dudas se eliminan en cuanto hablamos con la agencia que gestiona la excursión: tres capas de ropa que se puedan
quitar en un momento dado, pero que en caso de que cambie el tiempo en el glaciar (cosa bastante frecuente), estés suficientemente protegido, algo de comida y de bebida y la cámara. Nada más. La documentación es mejor no llevarla. Si se te cae la bolsa en el glaciar, la vas a perder definitivamente porque meterse en una grieta a recuperar algo no es una opción. Ellos nos dan las botas, los crampones, los calcetines (sí, dicen que sólo
podemos llevar los suyos de lana pura para evitar heridas y porque de este modo están seguros de que vamos abrigados con un tejido que transpira, además, los lavan una vez a la semana, así que ...). Puedes llevar tus propias botas si te cubren el tobillo y son fuertes. También puedes llevar tu cazadora si lo prefieres, pero ellos te proporcionan una que aísla del agua y del viento. También te proporcionan una bolsa bandolera donde van los crampones y puedes meter tus cosas.
Hielo glacial
Hielo glacial

Después de las instrucciones de seguridad, nos subimos al helicóptero y tras un vuelo corto, con impresionantes vistas del valle y la desembocadura en el mar, así como del glaciar azul, aterrizamos sobre el hielo y nos ponemos los crampones, listos para subir un poco más y ver las formaciones de hielo hechas por los ríos helados que recorren el glaciar. Es difícil describirlo con palabras. Es un mundo azul y blanco, con un poco de arena traída por el viento y lleno de riachuelos por todas partes. Si no fuera por los helicópteros que sobrevuelan constantemente el glaciar, en el silencio de la montaña sólo oiríamos el agua y los desprendimientos ocasionales.

Playa de Punakaiki
Playa de Punakaiki
Regresamos al pueblo contentos y agotados.  Tras un refrigerio, nos ponemos de nuevo en camino. Vamos a Punakaiki. Tres horas de coche por bonitas carreteras, a ratos de montaña, a ratos con el mar de Tasmania a nuestra izquierda. Llegamos justo cuando está atardeciendo y podemos ver cómo el sol desaparece en el horizonte del mar, mientras las olas baten con fuerza la orilla de la playa. Uno de los momentos mágicos del viaje.

Atardecer en Punakaiki

Atardecer en Punakaiki


Cenamos en The Tavern, el único sitio del pueblo que vemos abierto. Pan de ajo y fritura de pescado. Nada memorable. La cerveza sí estaba buena. Repetimos Waikato drought, de barril esta vez y probamos la Speight's gold ale. De vuelta al Punakaiki resort hotel, nos tomamos el champán de la otra noche viendo batir las olas.

Datos prácticos:
Hotel en Punakaiki: Punakaiki Resort.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.