Indice Paises

miércoles, 9 de abril de 2014

Pankake Blowholes, Westport, Nelson y Kaiteriteri

Pankake Rocks
Pankake Rocks
Con la esperanza de pillar marea alta, antes de desayunar nos acercamos a ver las Pankake Rocks and Blowholes que están a menos de 5 minutos del hotel. Son formaciones de roca caliza moldeadas por las olas y que, cuando la marea está alta o hay temporal, provocan grandes explosiones de agua entre los huecos de roca (blowholes). Les llaman "pankake" porque las rocas muestran estrato sobre estrato, como si fueran torres de tortitas. Un paisaje muy bonito.

Más tarde, tomamos camino a Nelson, bordeando la costa. Vemos una señal de aviso de pingüinos en un tramo de 5 km de carretera, pero no vemos ninguno. A esa hora debían estar en el agua, comiendo. Dicen que el amanecer y el atardecer son los mejores momentos para verles, ya que es cuando no están pescando.

Colonia de focas
Colonia de focas
Más adelante vemos una señal que indica el camino hacia una colonia de focas y, sin demasiada esperanza, nos desviamos para verlo. Aquí sí tenemos suerte. Hay una pequeña ensenada rocosa que está llena de focas, casi todas hembras con sus crías, algunas mamando aún y otras jugando y saltando en una pequeña piscina que se ha formado en un hueco protegido de las olas. Es un momento muy bonito, poder verlas en libertad, tranquilas, sin molestarles y prácticamente solos. Vemos una weka andando entre las focas tranquilamente. Es una de las aves endémicas de la zona, un pájaro que prácticamente no vuela, como una gallina grande, pero marrón y de pico recto.

Westport
Llegamos a Westport y paramos a dar una vuela y comer en este pueblo tipo Nueva Orleans, con algunos edificios art decó.

Camino a Nelson vemos por fin una plantación de kiwis, con sus frutos colgando de un emparrado como racimos de uvas enormes. También vemos lo que creíamos que era un Takahe, pero al fijarnos bien, resulta ser un Pakeko, con sus patitas más largas y alas capaces de dar un vuelo corto. Está en libertad, lo que hace que nos sorprenda más.
Kiwis
Kiwis

Llueve. Vemos granjas de venados. Nos extrañaba no ver machos, pero viéndoles de cerca, nos damos cuenta de que lo que hacen es cortarles lo cuernos. Suponemos que para evitar peleas. Esto no es una reserva, se trata de cría de venado para vender su carne, lo que no deja de causarnos impresión. En una pequeña parcela cercana, vemos 2 machos con su magnífica cornamenta. Nos permiten acercarnos un poco sin huir, pero manteniendo una distancia. Estando al borde de la carretera y en cautividad, no debe ser extraño para ellos ver dos personas que se les acercan.

Bahía de Kaiteriteri
Bahía de Kaiteriteri
Llegamos a Abel Tasman Kaiteriteri, al Kimi Ora Eco Resort. Nos recibe una mujer muy amable que nos deja elegir la habitación: vistas a la piscina o vistas a la bahía. No lo dudamos y nos acomodamos en la habitación con vistas a la bahía.

Cenamos en uno de los dos restaurantes del pueblo. Cierran cocina a las 7 y hay que acoplarse al horario local. Hamburguesa y filete de ternera corte Nueva York, con una rica cerveza de aperitivo y un mejor vino uva Montepulciano con la cena. De postre, una decostrucción de brownnie con culís de frambuesa y helado de vainilla. Todo muy rico.

De vuelta al hotel, ya de noche, siguiendo el consejo de nuestra anfitriona, recorremos un sendero por el bosque, linterna en mano, para llegar a una zona llena de luciérnagas (glowworm). Hay que apagar la linterna para poder verlas y esperar a que la vista se acostumbre a la falta de luz para poder moverse un poco. Pero ahí están. Nos gustan tanto como en la cueva de Te Anau.

Datos prácticos:
Alojamiento en Kimi Ora: Kimi Ora Eco Resort


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.