Indice Paises

sábado, 21 de marzo de 2015

Torre de Hércules: un Faro romano en pleno siglo XXI

La Torre de Hércules es una torre y faro situado sobre una colina en la península de la ciudad de La Coruña, en Galicia (España). Su altura total es de 57 metros y data del siglo I. Tiene el privilegio de ser el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo. Es el tercer faro en altura de España, por detrás del Faro de  Maspalomas (60 metros sobre el nivel del mar -msnm) y del Faro de Chipiona (62 msnm).


Como todos los antiguos monumentos tiene su propia leyenda: Cuentan que Hércules llegó en barca a las costas que rodean actualmente la Torre, y que fue precisamente allí el lugar donde enterró la cabeza del gigante Gerión, después de vencerle en combate. Esta leyenda representa la continuidad del legado romano de Hércules sobre el legado tartésico de Gerión.
Asimismo, historiadores identificaron la torre como el lugar donde pudo haber estado situada la Torre de Breogán, una torre mitológica que aparece entre otros en el ciclo mitológico irlandés (más concretamente en el Leabhar Ghabhála Érenn), y desde la que Ith, hijo de Breogán, habría avistado las costas de Irlanda. Esta sospecha viene acrecentada por el topónimo Brigantium, que es altamente posible que derive de Breogán, y tiene sustento en la tradición de los romanos a la hora de identificar a sus propios dioses o héroes, en este caso Hércules, con los autóctonos.
La mitología dice que «hubo un gigante llamado Gerión, rey de Brigantium, que obligaba a sus súbditos a entregarle la mitad de sus bienes, incluyendo sus hijos. Un día los súbditos decidieron pedir ayuda a Hércules, que retó a Gerión en una gran pelea. Hércules derrotó a Gerión, lo enterró y levantó un túmulo que coronó con una gran antorcha. Cerca de este túmulo fundó una ciudad y, como la primera persona que llegó fue una mujer llamada Cruña (o Crunia), Hércules puso a la ciudad este nombre».

La historia real es también interesante. La Torre de Hércules fue construida por los romanos como faro de navegación en el siglo I comprendida la construcción entre los reinados de Nerón y Vespasiano entre los años 40 y 80 de nuestra era. En su base se encontró una piedra votiva con la inscripción en latín MARTI AVG.SACR C.SEVIVS LVPVS ARCHTECTVS ÆMINIENSIS LVSITANVS.EX.VO, lo que ha permitido identificar al arquitecto autor de la misma como Cayo Sevio Lupo, originario de Aeminium, hoy Coímbra, en Portugal.

La torre perdió, posiblemente, su uso marítimo durante la Edad Media al convertirse en fortificación. En el reinado de Carlos III se realizó la reconstrucción completa. La obra neoclásica se terminó en 1791 bajo la dirección de Eustaquio Giannini. En su interior conservaba la vieja estructura romana, pero con escaleras de madera, hoy de piedra, que pertenecían a la restauración de edificio, armonizándola en su decoración con marcos superiores de puertas y ventanas.La fachada actual de la torre es el fruto de la remodelación neoclásica efectuada en el siglo XVIII. 

El 27 de junio de 2009 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y desde septiembre de 2008 está hermanada con la Estatua de la Libertad de Nueva York y con el Faro del Morro de La Habana, el más antiguo de América y uno de los emblemas de Cuba.
Horario de visita: de 10:00 a 18:00. Entrada: 3 euros. Lunes y Sábado gratis.

Panxón. Templo Votivo del Mar del arquitecto Palacios. (Pontevedra- España)

El tempo votivo del mar de Panxón fue construido por el arquitecto modernista Antonio Palacios, autor de obras tan relevantes como el Palacio de Comunicaciones en la plaza de Cibeles, o el Círculo de Bellas Artes, ambas en Madrid. El tema arquitectónico se basa en la historia de la arquitectura gallega: Megalítica, Castros, prerrománica, y románica, monasterios y barroco.
Además, no dejéis de ver en un jardin contiguo el Arco Visigótico. Monumento nacional desde 1964. Dedicado a San Pantaleón. Estos restos de un arco visigótico de finales del siglo VII formaban parte de una construcción más moderna que eran la antigua iglesia de San Juan de Panxón. Una vez construida la nueva iglesia de Palacios, se conservó sólo este arco y las paredes que veis en la foto de la construcción visigótica original.
Para terminar la visita a Panxón que mejor que una mariscada en la playa del puerto (restaurante O Peirao o Restaurante Punto y Coma) o llegar a la cercana Praia das Américas o, un poco más allá pero sin llegar a Baiona, disfrutar de una cerveza junto al puente románico del rio Val Miñor.

domingo, 1 de marzo de 2015

Teruel. Los rascacielos del mudejar.


Lo mas conocido de Teruel son sus famosas torres mudéjares que afortunadamente fueron respetadas en los bombardeos de la Guerra Civil Española. Forman parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1986.

Estas torres fueron pensadas para estar integradas en el tejido urbano de la ciudad. Imaginar torres de casi 40 metros en medio de una población de casas de una o dos alturas. Verdaderos rascacielos del siglo XIII. 

Las primeras dos torres, la de la Catedral y la de San Pedro (que aparece en la foto nocturna) tienen una estructura de un solo cuerpo mientras que las de San Salvador y San Martín tienen doble estructura, como se ve en la foto en blanco y negro. Podeis ver como se integran sobre la calle (en la foto, la torre del Salvador) y destacan sobre los tejados (la de San Martín).
Hemos visitado la Torre del Salvador que por 4€ te muestra un audiovisual sobre la construccion de las torres y luego permite subir hasta la zona de campanas.
La torre imita la estructura del minarete almohade con dos torres cuadradas concéntricas entre las que se sitúan las escaleras. La torre interior presenta tres pisos superpuestos cubiertos con bóveda de crucería y un campanario con arcos apuntados y de medio punto. En cada piso hay unas pequeñas explicaciones de la epoca y la construcción.
En su ornamentación exterior dominan los arcos mixtilíneos, los motivos geometricos en forma de grecas de ladrillos y la cerámica vidriada en colores verdes y blancos. Para el ascenso se deben salvar 122 escalones y en las paredes enyesadas de los diferentes pisos se pueden observar grafitos de la época de la construcción.



















Para completar la visita a la ciudad teneis que visitar dos monumentos más: el Mausoleo de los Amantes (4€ si quereis ver solo el mausoleo) y los dos aljibes medievales bajo la Plaza del Torico (1,5€) y pasear por las calles que se asoman al viaducto y a las escalinatas del óvalo
Para comer os recomendamos el Mesón del Óvalo (menú por 14€) y tapear por la calle que baja al Torico especialmente en la Taberna del Rokelin (vino y media tapa de jamón de Teruel por 5€).
Importante. En la ciudad el parking es de pago pero los fines de semana es gratis y se puede aparcar muy bien cerca de la estación en el parque del Botánico.

Galve (Teruel): Pisadas de dinousarios.

Hace muchos años, en tiempos del Cretácico Inferior y finales del Jurásico, las tierras de Teruel estuvieron bajo las aguas. Y luego más tarde fueron zonas fluviales y pantanosas por donde los dinosaurios andaban.

Y en Galve, Teruel, encontramos una zona donde han quedado grabadas sus huellas en la piedra justo antes de llegar al pueblo, junto a la carretera. Es gratis y no hace falta concertar visita.

Siendo temporada baja, lo que si tendréis que hacer es llamar para concertar visita para ver el pequeño pero muy interesante Museo Paleontológico en el pueblo. Por una pequeña entrada de 4,5€ te hacen una detallada explicación de los fósiles encontrados en su mayoría por Jose María Herrero a lo largo del siglo XX y que ha llevado a Galve a estar entre los lugares importantes de la Paleontología mundial.
¡¡Incluso te muestran con un pequeño microscopio algunos de los fósiles diminutos de algas, dientes y mandibulas!!
Podreis ver fósiles de reptiles voladores, cocodrilos, mamiferos de muy pequeño tamaño, peces, tortugas y, como no, grandes huesos de dinosaurios carnívoros y herbívoros.

Direcciones de interés:
www.dinosauriosgalve.com