Indice Paises

lunes, 25 de julio de 2016

De Nairobi (Kenya) a Moshi (Tanzania)

Días 21 y 22 de julio

Después de la etapa inicial en Nairobi toca el turno de marchar a Tanzania para ver las nieves perpetuas del Macizo del Kilimanjaro e intentar un safari al cráter del Ngorongoro. Para ello, vamos a trasladarnos en autobús local desde el aeropuerto donde nos deja a mediodía el "mal llamado safari de Mara" con los holandeses, pasando primero noche en Arusha y luego llegar al día siguiente a Moshi, en las faldas del Kili.

El día 21 hemos salido temprano del campamento en Masai Mara rumbo al aeropuerto de Nairobi con la intención de poder tomar el autobús (Shuttle) de la empresa Riverside que nos han comentado que para allí, rumbo a Tanzania sobre las dos de la tarde. La verdad es que muy organizado no lo tienen. Cuando preguntas al conductor/guía de nuestro safari solo sabe que paran/salen del aeropuerto, pero no de donde (y eso que es un mini aeropuerto para nuestra escala). Nuestro "amigo", el holandés, tampoco lo tiene claro, y eso que según él ha estado más de diez años en Kenya. Debe ser que los europeos nos debemos mover siempre en taxis y lo que estamos haciendo nosotros de movernos en transporte local es una " cosa de snobs". En la guía Lonely Planet ponía que salen de la terminal de llegadas del aeropuerto, donde hay un mostrador de la empresa. Y en la web de Riverside no indican dónde paran.

En fin, que tras dejarnos el conductor en la Terminal 1A (llegadas internacionales) sobre las doce y media, nos acercamos a lo que parecía ser un mostrador de atención de una agencia de autobuses en la Terminal 1B. Más de cerca no parecía haber sino otro sitio más de una agencia que te vende, desde un transporte a la ciudad, un hotel o lo que pidas, y en el que nos pedían 25 dólares por persona para llegar a Arusha, nuestro destino para este día. Como no nos convencían ni las formas gritonas del comercial, ni este precio, que según la web es el oficial para turistas, pero que habíamos leído que se puede negociar para que te apliquen la tarifa de residente (más baja), nos dimos media vuelta. Tras indicarnos un empleado del cercano mostrador de atención a las personas que llegaban para el foro de la ONU, con nuestras maletas rodando por la acera de la carretera que bordea este curioso aeropuerto (miradlo en Google maps y veréis que es un circulo muy majo), fuimos pasando por las salidas de las terminales 1C y 1D para llegar al lugar que nos había indicado que estaría el mostrador de venta de billetes del autobús. Y como no podía ser menos, tampoco estaba allí. Menos mal, que un par de empleados del servicio de limpiezas del Aeropuerto nos indicaron que justo enfrente (al lado de la terminal de llegadas domésticas), estaba el corredor de agencias bajo el edificio de oficinas de la autoridad aeroportuaria RAA. Con las mismas, nos fuimos para allá, cruzando a lo kenyano los cuatro carriles llenos de tráfico, dos para cada lado, que nos separaban de nuestro nuevo objetivo. Nos sorprendió ya el primer día que si cruzas los coches y motos se acomodan para evitarte o incluso frenar, haciendo ligeros avisos de claxon para dar la situación, pero nunca, nunca, hemos visto gritarse, pitar ruidosamente o hacer alharacas. Al contrario.

Y allí estaban, un pasillo lleno de agencias de viajes en lo que en cualquier país de Europa sería un bajo de un parking incluidas las señales en el suelo. Pero ni rastro de un mostrador oficial de la agencia de autobuses. Preguntando a los empleados de la oficina de logística del aeropuerto, nos llevaron a lo que ellos decían era la más fiable. Finalmente, después de preguntar en varias de estas agencias por el autobús de Riverside para ir a Arusha, y como todas nos daban el mismo precio, lo contratamos con la que nos pareció más seria y que aceptaba no coger el dinero hasta que viéramos qué autobús era, cómo era, que había sitio y que no iríamos hacinados, y que estuviéramos de acuerdo. Por lo que cerramos el trato formalmente pendiente solo de realizar este pago. Aunque en principio iba a llegar a las dos, llegó casi a las tres a la parada. Parece que los trámites de pasar el autobús el control de entrada al aeropuerto lo demoraron bastante.

Claro, diréis que qué control es este. No os lo habíamos contado: para llegar al aeropuerto, todos los coches deben pasar un control. Los pasajeros deben bajarse e ir a una garita donde deben pasar el scanner de su equipaje mientras el conductor debe pasar un control con revisión de policía incluida de los equipajes que queden en el vehículo/autobús. Y si la policía no queda satisfecha, el vehículo entero, sobre todo camiones, pasan un escáner. Si todo es ok, el vehículo/autobús te recoge unos metros más adelante y puedes proseguir rumbo al aeropuerto, donde los pasajeros que vayan a volar tiene que pasar por supuesto sus respectivos controles incluido de nuevo un escáner. En fin, imaginad esto para un autobús de pasajeros...

El caso es que tras ver que el autobús era realmente un Riverside pagamos nuestros dos billetes, tomamos asiento y pusimos rumbo a Tanzania.

El trayecto fue cómodo, con mucho tráfico y llegamos a la frontera de Kenya en Namanga para pasar la frontera. Justo antes de la frontera hacen una pequeña parada para ir a los aseos o tomar un rápido bocado. En la frontera, el autobús para justo en la puerta de inmigración para evitar que la gente se despiste y pierda tiempo. Aunque, la verdad, el problema es que una vez sellado el pasaporte con la salida de Kenya y mostrado que llevábamos la Cartilla de Vacunación Internacional con el sello de la Fiebre Amarilla, te debes dirigir a pie hasta las oficinas de Tanzania en un vericueto de vallas. Y no despistarte por supuesto con las varias decenas de personas que se te acercan indicándote que la oficina para la visa es en esta o en aquella dirección y que, en realidad, quieren llevarte a su "oficina" donde por un precio módico se ofrecen a realizar ellos la gestión o te indican que debes pagarles a ellos tal o cual impuesto especial necesario para presentar en la oficina oficial para obtener la visa. Nosotros ya estábamos avisados por otros bloggers y además, nuestra vecina de asiento en el autobús, una tanzana, nos adoptó y nos dirigió directos a la oficina de inmigración para realizar los trámites.

Entrar en Tanzania tiene tres pasos: primero debes mostrar la Cartilla de Vacunación y revisan que tengas el sello de la Fiebre Amarilla. Si está ok, te dan el formulario de petición de visa de entrada y te dirigen a la siguiente caseta. En la segunda caseta, con una cámara térmica revisan si tienes o no fiebre. Y finalmente, en la tercera caseta, haces el pago de la visa (si no la has tramitado previamente por internet) y te ponen el papel de la visa de entrada y el sello.

Como en nuestro caso se fue la luz justo cuando estaban haciéndonos el papel, tuvieron que hacer tanto el justificante de pago, como el recibo de entrada en el pasaporte a mano. Y mientras, ir avisando al conductor de que no partiera, que ya estaba con prisas y éramos los últimos. Esto sin problema, aunque hizo un amago de arrancar unos metros. Una broma de nuestro conductor para los dos turistas.

En fin, llegamos a la parada central de Riverside en Arusha ya entrada la noche, casi a las ocho y media, donde no teníamos noche de hotel reservada, aunque teníamos referencia de varios alojamientos. El conductor nos indicó que nos acercaría al hotel Meru House Inn que le habíamos indicado. Y menos mal. Porque a las puertas del autobús había un montón de personas ofreciendo taxi, safaris, hoteles...y, con la oscuridad, todo se ve de peor manera de lo que era realmente. En fin, que nos dejó en esta pensión de la que habíamos leído buenas críticas y que tenía un precio muy razonable. Aunque le indicamos que la reserva la habíamos hecho con Booking por si acaso (lo que no era cierto), no tuvo ningún problema en darnos habitación. Un pequeño espacio para hacernos sentir en zona de confort. Moraleja: no llegues de noche a un destino y, más, si no tenéis reserva de hotel.

Con la mañana, y tras haber descansado, muy bien por cierto, y tomar un desayuno, nos fuimos a dar una vuelta por Arusha para comprar billete a Moshi. Arusha es uno de los centros de agencias turísticas por excelencia de esta zona de Tanzania, pero nuestra impresión es que es demasiado agresiva. No tuvimos ningún problema en caminar por sus calles, un espectáculo de colores y gente, con tiendas muy occidentales al lado de tenderetes callejeros con relojeros, modistas, zapateros, y otros artesanos, que hacen de la calle su local ambulante, y llegar en este paseo a la zona de la estación central de autobuses, donde reina el caos de autobuses a los más variopintos destinos (Lesoto, Moshi, Nairobi, Dar es Salam, Dodoma, ...), cientos de personas subiendo y bajando, mercancías para meter en los bajos de estos autobuses, gente gritando llevarte con su autobús al mejor precio y siguiéndote para convencerte. Algunos autobuses, diría que se van a romper a los pocos metros de arrancar y, sin embargo, los ves llenos de gente normal. Eso sí, en ningún momento nos sentimos mal porque nadie hizo ninguna intención de tocarnos o empujarnos. Solo te hablan para convencerte de su oferta. Y si te mueves y te vas, te siguen unos metros y se dan la vuelta. Porque no ven negocio y pueden perder a otro cliente. Un espectáculo.

Andando, llegamos a la oficina de Riverside en una de las calles donde compramos el billete a Moshi que salía a las dos de la tarde y que nos recogería en la puerta de nuestra pensión. Tras una espera en la recepción de la pensión tomándonos unas cervezas, tomamos el shuttle que nos acercaba a la estación de autobuses Riverside de la noche anterior a las afueras de Arusha. Parecía otro lugar visto a la luz del día. Incluso varias de las personas que estaban allí nos reconocieron de la noche anterior y nos dieron tarjetas de agencias en Moshi para que contactáramos con sus amigos y reserváramos lo que tuviéramos en mente. Totalmente diferente a lo que nuestras mentes nos hicieron vivir la noche anterior.

El viaje a Moshi es corto, una hora y algo. Y si tienes suerte puedes ver el Kilimanjaro al acercarte. Pero como casi siempre, ese día estaba nublado. Y así llegamos a nuestro destino: Moshi. Una pequeña ciudad, muy limpia, muy cuidada, totalmente diferente a lo que habíamos visto en Nairobi o en Arusha.  Dejamos las mochilas en el Bed&Breakfast The Hibiscus y nos echamos a andar por sus calles céntricas, a quince minutos. Descubrimos un pequeño café de la cooperativa de cafeteros de las laderas del Kilimanjaro "Café Unión" en un bonito local de primeros del siglo XX, muy colonial, y al que nos acercaremos todos los días bien para encargar una pizza take-away, una hamburguesa o un café café, de cafetera a presión. El café en Tanzania es muy bueno. Calles muy ordenadas dentro del estándar de África con los mismos puestos callejeros de todo tipo de artesanos que parecen ubicados por gremios. Curioso. Nos gusta especialmente ver a las mujeres con sus coloridos trajes, cosiendo en la calle con antiguas máquinas tipo Singer de pedal. Nos recuerdan a nuestras madres ....

Desde la terraza de nuestra habitación se ve el pico Kibo del Kilimanjaro.


Y empezamos a buscar para contratar un safari con salida el día 26. Pero esa es otra historia.

Datos prácticos:

Shuttle Riverside de Nairobi a Arusha: $25 (22,6€) - 273,1 km

Shuttle Riverside de Arusha a Moshi: $10 (9,06€) - 115 km
Hay otras empresas que realizan el trayecto. Impala y Riverside son las más utilizadas.

 

13 comentarios :

  1. Uffffff, que aventuras......no, aburriros no veo que os aburráis..... Espero que el safari este sea mejor que el del Masai Mara....Abrazos chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Garcia Juan. Efectivamente no tenemos mucho tiempo de aburrirnos porque tenemos siempre que hacer algo: o escribir el blog o preparar siguientes etapas. Y como no, tomar alguna cerveza.
      Abrazos

      Eliminar
  2. De verdad, parece complicado moverse por allí como poo muy pintoresco....jajaja....
    Desde luego, muy entretenido seguir contando espero impaciente la nueva entrada.
    Ya vereis como este safari es perfecto.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan difícil como parece moverse aquí, Rosi. Solo tuvimos la confusión en el aeropuerto porque es verdad que aquí no usan el mismo tipo de señalización que usamos en Europa para indicar dónde están las paradas de autobuses.Aqui parecen saberlo todo el mundo.
      Besos

      Eliminar
  3. Estáis sufriendo los inconvenientes de no llevar el viaje organizando, pero esas experiencias y el trato con la gente del lugar es lo mejor,asi se conoce de primera mano cómo viven.
    Es toda una experiencia!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Pauli. De lecturas de otros blogs y guías habíamos tomado notas de cómo movernos y en donde preguntar. Pero la realidad no es exactamente como está escrita en algunas ocasiones. Nada preocupante. Estas cosas le dan emoción al viaje y nos permiten hacer planes sobre la marcha que al final es lo más divertido.
      Besos

      Eliminar
  4. Estáis sufriendo los inconvenientes de no llevar el viaje organizando, pero esas experiencias y el trato con la gente del lugar es lo mejor,asi se conoce de primera mano cómo viven.
    Es toda una experiencia!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Menudas peripecias para encontrar un shuttle con destino a Tanzania !. Ojo con los leones de allí, creo que son más listos que los de Kenia ;-)
    Os planteáis a subir al Kilimanjaro ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias UG.
      No vamos a subir al Kilimanjaro porque hacen falta cuatro días y una buena forma física. Son 6000 metros. Eso lo dejamos para los montañeros con experiencia.
      Por lo que hemos visto y ya lo veréis en la próxima entrada de Ngorongoro, los leones de aquí son listos pero no sé si más que en Mara. ;-))

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola, soy una seguidora nueva pero ya estoy enganchada a vuestra aventura.

    Tengo mucha curiosidad por saber cómo gestionáis el dinero en este viaje, los cambios de moneda, si aceptan visa, si hay que llevar una bolsa con cash pegada al cuerpo todo el rato, si es seguro dejar fajos de billetes en los hoteles, si encontraís cajeros automáticos por el camino...

    Ánimo con el viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. Bienvenida al club. Nos alegra que el blog te esté gustando.
      En referencia a tu pregunta, aunque la detallaremos en una entrada especial dedicada a las gestiones de dinero, te adelanto aquí algunas cosas.

      En todas las ciudades hay cajeros automáticos aunque por ahora no los hemos usado. Son iguales a los de España. Tienen una especie de mampara para darte más seguridad cuando sacas dinero. Los usan bastante incluso hacen fila. Y suele haber en muchos de ellos un vigilante o una persona del ejército en la entrada del banco junto al cajero. Como recomendación tenemos tarjetas de las dos redes principales (visa y MasterCard) y de dos blancos diferentes para tener contingencia en caso de problemas con alguna de ellas. Nos hemos encontrado de hecho con que una de las tarjetas no funciona en algunos TPVs porque es muy moderna y su chip es muy pequeño.

      En todas las medianas poblaciones como Moshi, Arusha, Maun, etc...hay oficinas oficiales de cambio de moneda que suelen tener mejores cambios que los bancos. Estas si las hemos usado para ir cambiando en moneda local algunos dólares de los que traíamos.
      Es una buena práctica llevar dividido el dinero en varios monederos o bolsillos para disminuir el riesgo. El bolsillo oculto que mencionas también lo usamos como contingencia. No solemos dejar dinero en los hoteles aunque en alguno lo hemos hecho si hemos visto que es confiable.

      Los dólares en efectivo son útiles ya que muchas cosas no se pueden pagar aquí en moneda local como las entradas a los Parques Nacionales. Siempre preguntamos el precio en las dos monedas para elegir la moneda en la que nos sale mejor.

      Usamos la aplicación XE del móvil para tener al día los cambios de moneda.

      De España traemos un poco de efectivo pero esperamos usar al máximo tarjeta.

      Esperamos seguir teniéndote de lectora.
      No dudes en preguntarnos cualquier duda sobre este u otro tema.
      Un abrazo.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.