Indice Paises

lunes, 10 de abril de 2017

Sucre, la bellísima capital constitucional de Bolivia

Días 20 a 22 de febrero

Desde Potosí llegamos a Sucre, la Capital Constitucional de Bolivia. Y la población que nos pareció la más bella de las ciudades de Bolivia. Sus calles blancas, su gran historia sintetizada alrededor de su plaza central rodeada por la Casa de la Libertad y la Catedral, sus jardines, sus edificios coloniales... un lujo de ciudad que nos ha recordado mucho a otras de España.

Aunque al ir acercándonos en autobús a la ciudad nos parecía que nos íbamos a encontrar con otra ciudad en declive, como la que habíamos dejado de Potosí, su centro histórico nos dejó totalmente sorprendidos. Es realmente una gran ciudad que aún conserva y mantiene un aspecto colonial impecable y por el que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1991. Su gente está orgullosa de su ciudad y así lo muestra lo cuidado de sus edificios.


Paseamos por sus calles de edificios blancos para llegar desde el hotel hasta la plaza del 25 de Mayo donde se aglutina el pasado y el presente:

- La Catedral Metropolitana, sede de la iglesia de Bolivia y sede cardenalicia, con una preciosa torre campanario con estatuas;
- La Casa de la Libertad donde se guarda copia del Acta de Independencia de Bolivia y con unas salas de gobierno que se pueden visitar. Se denomina “Casa de la Libertad” porque fue donde se graduaron como doctores-jueces del Tribunal de Charcas algunos de los principales protagonistas de las revoluciones de 1809 que dieron origen a la independencia: el 25 de Mayo en Chuquisaca, el 16 de Julio en La Paz, el 10 de Agosto en Quito, así como la del 25 de Mayo de 1810 en Buenos Aires, y porque en su recinto se proclamó la independencia del Alto Perú, llamado territorio de Charcas, el 6 de Agosto de 1825.
Fachada de la Casa de la Libertad
Patio de la Casa de la Libertad
El edificio es muy bonito

- El Museo del Tesoro, al que no entramos;
- Y otros edificios de la época republicana de finales del siglo XVIII con clara influencia francesa.

Continuando con nuestro paseo, amenazando lluvia, entramos al cercano Mercado Central, donde lo que más nos sorprendió fue la pulcritud de todos los puestos y de la mercancía. Uno de los mercados más limpios que hemos visto en todo nuestro viaje por el mundo. ¡Olé por los bolivianos!
En el piso de arriba hay zona de comidas a buen precio

Saliendo del mercado, nos picaba la curiosidad de ver la Torre Eiffel que aparece mencionada en los mapas en medio del Parque Bolívar, junto al Palacio de la Corte Suprema de Justicia de Bolivia. Nada más verla pudimos comprobar que esta torre no es una réplica de la homónima de Paris ya que Gustave Eiffel no tuvo esa intención. El diseño fue realizado para servir como observatorio meteorológico y así funcionó durante 16 años hasta que, en 1925, la trasladaron a este Parque de Bolívar, donde hoy es un pequeño entretenimiento para niños, y no tan niños, que pueden subir hasta su parte media a tres metros de altura o a la parte alta a unos 15 metros.
Torre Eiffel

Otro lugar interesante de esta ciudad es el mirador, iglesia y convento de La Recoleta en la parte alta del cerro Churuquella. Fue edificado por los franciscanos en una zona separada del centro. Tras subir por una empinada calle hasta la cima del cerro, nos lo encontramos cerrado, eran las doce y media del mediodía y debía ser hora de comida, por lo que hicimos lo mismo, comiendo en el Mercado de Santa Ana. Y fue una buena elección. Comida local, barata y muy rica, bebiendo un vaso de jugo de linaza con limón como si fuéramos unos bolivianos de toda la vida.
Plaza de la Recoleta
Otra vista, desde los soportales del mirador
Vista de Sucre desde La Recoleta

De nuevo en la parte baja de la ciudad, y animados por la vista de un precioso patio colonial en rojo, entramos a ver el hotel Parador de Santa María La Real. Nada más acceder al primer patio junto a la recepción nos encontramos casualmente con D. Luis Pedro Rodríguez Calvo, el Director Ejecutivo y además Cónsul Honorario de España quien, al saludarnos y saber que éramos españoles, se ofreció a mostrarnos las diversas dependencias del hotel, cual visita privada, contándonos durante media hora la historia de este edificio que fue edificado en el siglo XVIII sobre lo que fue el solar del Palacio de la Real Audiencia de Charcas, la que fue mayor institución judicial de la provincia de Nueva España en el Alto y Bajo Perú. Es realmente impresionante como se han conseguido preservar elementos arquitecturales de ese antiguo Palacio, como los subterráneos donde hoy se aloja una sala museo restaurante, el salón Watanay. Bajar a este subterráneo sabiendo que aquí se llevaron a efecto los juicios de la Inquisición y de la justicia de aquel virreinato nos ha producido una enorme emoción. Ha sido una visita entrañable con D Luis y, realmente, este hotel nos ha recordado a los Paradores de España tanto por su exquisita decoración como por su ambiente histórico. Si queréis ver más información podéis consultar su web
Fachada del Parador
Vista desde una de sus terrazas
No faltan los patios bonitos en esta casa colonial
Tras esta inesperada visita, y de comernos un chocolate en una de las muchas chocolaterías de la ciudad (Sucre es famoso por sus chocolates), terminamos de andurrear por las calles para entrar en el Museo Etnográfico Charcas que es un museo un poco anticuado, con vitrinas de cristal repletas de muestras de vasijas, flechas y otros elementos arqueológicos, elementos interesantes, pero de los que no se puede ver demasiado la evolución histórica. En una de sus salas tiene una serie de reproducciones muy interesantes de petroglifos de diversas zonas de Bolivia y, en otra sala, tiene reproducciones de algunas de las momias encontradas en los cerros.
No había explicaciones para la deformación de estos cráneos
Arriba a la izquierda un teletubbi y justo debajo, la bruja avería
Las máscaras de carnaval son impresionantes

Seguimos paseando por la ciudad, entrando en las casas en las que vislumbrábamos un bonito patio, ya que en la zona centro de Sucre habitaban familias adineradas y sus edificios coloniales no eran nada sin uno o varios patios, como la casa solariega en la que nos alojamos nosotros.
Patio de una casa del centro
Patio de la Casa Solariega

Sucre nos ha dejado uno de los mejores recuerdos de Bolivia. Esperamos que también vosotros os animéis a visitar este lugar.

Datos prácticos:


Cambio orientativo: 1€ = 3,5 Bolivianos

Cómo llegar a Sucre desde Potosí: llegamos en el autobús de Transporte Alonso por 20 bolivianos saliendo a las 10:30 de la terminal de autobuses de Potosí y llegando a las 14:00h a la Terminal de autobuses de Sucre.

Desde la terminal de autobuses al centro de Sucre: tomamos un bus local hasta la Plaza de la Catedral que estaba al lado de nuestro hotel. Sólo hay que preguntar dónde están los autobuses a la plaza o al mercado central. El coste de los autobuses locales es de 1,5 bolivianos, tienen mucha frecuencia y muchas líneas.
 
Entrada a la Casa de la Libertad: 30 bolivianos

Entrada al museo etnográfico Charcas: 30 bolivianos

Otras Excursiones:
Excursión a Cal Orck'o, el mayor yacimiento paleontológico del mundo (todos dicen lo mismo ;-). El autobús sale a las 11:30 y a las 15:00h desde la puerta de la Catedral en la Plaza Mayor. El trayecto hasta el yacimiento dura 20 minutos. Cuesta 15 bolivianos ida y vuelta. La entrada al parque cuesta 30 bolivianos para extranjeros y 10 a nacionales. Es un recorrido dos horas y media, teniendo derecho al acceso a la sala de audiovisuales y al Museo.

Alojamiento:
Hostal Casa Solariega. Este no era el alojamiento que habíamos reservado originalmente (que era el Colors House), pero lo tuvimos que buscar sobre la marcha tras ver la mala habitación que nos querían dar en el otro hotel. Y fue una gran suerte. El hostal está en una zona cercana al centro andando, pero muy tranquila, en una casa colonial con galerías de tipo español, fuentes de piedra y jardines, y con un precioso patio. Lo único malo es que la wifi no funcionaba en las habitaciones, sólo en la zona del patio junto a la recepción, porque parece que las lluvias lo habían estropeado.

Recomendamos también el Parador de Santa María La Real. Si os encaja en vuestro presupuesto, el edificio es impresionante y la relación calidad / precio es buena.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.