Indice Paises

miércoles, 21 de junio de 2017

El Gran Cañón del Colorado

Día 13 de abril 

¿Quién no ha visto alguna vez una imagen del Gran Cañón? Muy pocas personas, posiblemente. Esta zona geológica es uno de los símbolos de EEUU y uno de los paisajes más vistos en las películas rodadas allí. Y es enorme. Lo que se visita es solo una pequeña porción de su extensión. Aún así, resulta increíble poder contemplar esta maravilla de la Naturaleza.

El Parque Nacional del Gran Cañón del Río Colorado, propiamente dicho, tiene dos zonas de visita, el arco norte y el sur (llamados North Rim y South Rim). A este último es al fuimos, porque la zona norte no está abierta al público hasta primeros de mayo debido a que la nieve dificulta el acceso a esa zona.


En la zona sur, en Arizona, donde estuvimos, lo primero que nos encontramos fue el Centro de Visitantes, donde se dejamos el coche. A partir de ese momento, la visita se puede realizar usando los autobuses gratuitos que van llevándote a los diferentes puntos de observación del profundo corte que el agua del río ha ido excavando en la roca. Estando con la familia, nos apetecía andar y así decidimos empezar caminando primero por la zona cercana al Centro de Visitantes, para ir bordeando el Gran Cañón en dirección a Hermist Rest. Estuvimos andurreando durante cuatro horas por los diferentes senderos, disfrutando de un paisaje excepcional mientras tomábamos el bocadillo para comer. El autobús lo tomaríamos por la tarde para ir al punto más alejado y de vuelta a Hopi Point para ver el atardecer y volver, ya de noche, al punto de partida a recoger el coche y seguir ruta. Nosotros elegimos Hopi Point, pero hay otros puntos recomendados en la web del Parque  para ver el atardecer. Mientras esperábamos la bajada del sol, nos entretuvimos viendo el vuelo de los cóndores de California. Nos sorprendió verlos aquí y nos recompensó, en cierta medida, de no haber podido ver a sus hermanos mayores, los condores andinos en el Valle del Colca, cuando estuvimos en Perú.


Los caminos están muy preparados para que los puedan hacer personas de todo tipo de condición física, por lo que es de dificultad sencilla. Accesible, dirían algunos ya que se puede hacer incluso con silla de ruedas. No obstante, siempre hay partes en las que te puedes salir del camino y acercarte un poco más al precipicio. Algunos se acercan incluso demasiado para nuestro gusto.


Una de las paradas del sendero es la Hopi House. Se trata de una reproducción de una casa Hopi, construida a principìos del S.XX por la arquitecto y diseñadora Mary Colter, que también construyó una torre que es otro de los puntos del Parque. Ahora la casa no es más que una tienda, pero tiene algunas muestras de arte de los indios Hopi y en la planta superior hay algunos objetos interesantes de esta tribu.


Lo más impresionante del Gran Cañón es contemplar cómo la sola fuerza del agua y el paso del tiempo, mucho tiempo, han conseguido esculpir unas formas tan increíbles. Casi todos los picos que se ven en el horizonte desde el borde tienen nombres de dioses hindúes, nórdicos, etc... tal vez para que sintamos la fuerza que las ha tallado. No sabemos.


Salimos del Gran Cañón agotados tras las largas caminatas, pero muy contentos por las imágenes que aún teníamos en la retina. Repostamos algo de gasolina en Tusayan (bastante más cara que en Las Vegas), la ciudad de entrada al Parque, y nos dirigimos hacia la ciudad de Page, donde pasaríamos la noche para ver, al día siguiente, el Antelope Canyon, con sus areniscas de formas y colores increíbles. Será en la próxima entrada del blog.

Os dejamos aquí algunas fotos que tomamos en el Gran Cañón.




Datos prácticos:

Cambio orientativo: 1 dólar = 0,9 euros. El uso de tarjeta está ampliamente extendido, aunque es muy frecuente que las tarjetas con Chip y Pin no se acepten si no tienen banda magnética.

Entrada del Parque: $30 si se compra la entrada sólo para ese parque, dando acceso a un choche con sus ocupantes durante 7 días seguidos al mismo. Nosotros compramos aquí el Pase Anual, por $80 que da acceso a todos los ocupantes de un coche durante un año, a todos los Parques y Monumentos gestionados por el Servicio Nacional de Parques. El Centro de Visitantes es imprescindible porque, aparte de la información y planos que te dan, tiene un pequeño audiovisual y exposiciones, así como tienda, baños y fuentes de agua potable. Podéis obtener más información y planos de los diferentes senderos con sus duraciones aproximadas y dificultades en su página web.

Transporte: te puedes mover dentro del Parque en el autobús gratuito desde el Centro de Visitantes, bajándote y subiéndote en cualquiera de las múltiples paradas que tiene a todo lo largo de esta zona del Cañón. Sin embargo, para llegar al Cañón desde otras ciudades lo más fácil es ir en coche propio o viaje organizado. No hemos encontrado cómo ir hasta allí en autobús público, ni vimos allí ninguno. Sin embargo, se puede llegar en autobús Greyhouynd o tren hasta Flagstaff y una vez allí, hay compañías que ofrecen el traslado. Además, desde la ciudad de Tusayan, se puede tomar un autobús gratuito que te deja en el Centro de Visitantes. En temporada alta, aconsejan dejar el coche en esta ciudad, ya que los aparcamientos del interior del parque se llenan rápido.

Comer en el Gran Cañón: hay varios restaurantes y cafeterías a lo largo del recorrido, por lo que, si no llevas nada, no te quedarás con hambre. Nosotros llevábamos preparados sándwiches y fruta, lo que nos permitió comer donde nos entró hambre, disfrutando de las vistas, sin esperas, ni colas.

Actividades en el Gran Cañón: aparte de recorrer los senderos principales, por el borde del cañón, hay también rutas que descienden hasta el fondo del cañón, pero hay que tener en cuenta que ida y vuelta pueden ser unas 12 horas y que la vuelta será todo en subida ¡animo!. También se puede contratar un sobrevuelo en helicóptero (alrededor de $150 por 20 minutos de vuelo), que se puede contratar en Las Vegas o en el cercano aeropuerto del Gran Cañón, o hacer rafting en el río, en la zona cercana a Peach Springs. También se os podéis asomar al Skywalk, la pasarela de vidrio inaugurada en 2008 que permite asomarse al precipicio del fondo del cañón. La pasarela está en otra zona, bastante más al oeste de la entrada del parque. La entrada cuesta alrededor de $60 

Nuestra ruta: desde Las Vegas fuimos a Ash Fork, a unos 320 km. Llegamos de noche. A la mañana siguiente nos fuimos desde allí al Parque, a unos 120 km. Desde el Parque nos fuimos a Page que, aunque sólo está a poco más de 200 km, resultó estar demasiado lejos, ya que era de noche cuando salimos del Parque y buena parte del camino se hace por una carretera interna del mismo, lo que supone baja velocidad por la posibilidad de cruce de animales y además, los potentes faros de los otros coches nos deslumbraban durante todo el trayecto.

Alojamiento: para poder llegar temprano al Parque, nos alojamos la noche anterior en el hotel Ash Fork Inn, un pequeño hotel de carretera muy simple y frío. Bueno, no tuvimos frío en la habitación, es que la temperatura bajó casi diez grados desde Las Vegas. También te puedes alojar dentro del Parque. Hay hoteles y zona de acampada.


6 comentarios :

  1. Grandioso. Esperando el resto de parques

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel.
      La verdad es que son una pasada estos paisajes. Hoy hemos publicado Antelope Canyon y próximamente publicaremos Monument Valley y Los Arcos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Peazo de viaje que os estáis marcando, ese tipo de rutas, con unas buenas botas, bocatas y cantimplora son los que me gustan. Te permiten disfrutar todos los detalles.
    Animaos y a por el rafting, en ese paraje tiene que ser una pasada !!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos planteamos el tema del rafting, Ug, pero nos teníamos que desviar mucho de nuestra ruta para llegar a la zona donde se hace.

      Tendrá que ser en otra ocasión ...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un día andando disfrutando de un paisaje nuevo cada dos pasos, increíble y maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hizo un día espectacular ciertamente. Incluso hubiéramos estado más tiempo recorriendo los senderos, ¿eh?. Pero el tiempo no se estiró más ;-))

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.