Indice Paises

sábado, 17 de junio de 2017

Viva Las Vegas

Días 11 y 12 de abril 

La ciudad de Las Vegas deslumbra al atardecer, cuando las luces de neón de los casinos se encienden sobre el Strip, la calle más famosa y llena de locales de juego del mundo. Un verdadero escenario donde nos sumergimos acompañados de parte de nuestra familia, en nuestros dos primeros días en los Estados Unidos, antes de iniciar el recorrido por los Parques Naturales.

Nuestro primer destino, tras aterrizar y dormir brevemente en Los Ángeles llegando de Costa Rica, fue esta ciudad del estado de Nevada. Mientras nos íbamos acercando en el coche por una enorme autopista rodeada por el polvo del desierto, ya nos parecía increíble que esta enorme ciudad se hubiese levantado en el medio del desierto. Porque está, efectivamente, en el medio del desierto, como un testimonio de lo que el ser humano es capaz de crear en un terreno tan inhóspito.


Al cruzar la frontera de los estados de California y Nevada vimos Primm, ahí empezaban los casinos. Era medio día, teníamos hambre y, aparte del Casino, había un outlet y una zona de comida. No lo dudamos, paramos y matamos dos pájaros de un tiro: comimos y aprovechamos las rebajas comprándonos unos vaqueros para reponer nuestros magullados pantalones. Ya nos iba apeteciendo ropa más abrigadita …


Seguimos camino y ahora sí, entramos en Las Vegas. Una vez dentro de la ciudad, parecía que estábamos en un escenario. Un lugar lleno de casinos, hoteles, restaurantes, tiendas de lujo y no tan lujo, y fuentes con espectáculos de agua y luces. Muchas veces habíamos pensado que esta ciudad no nos iba a gustar, pero hemos de reconocer que nos lo pasamos muy bien paseando arriba y abajo y aprovechando el autobús que recorre el Strip llevándote a los principales casinos, lo que nos vino muy bien porque hacía bastante calor. Claro. Estábamos en el desierto.


Además, ese día estábamos impacientes, porque en esta ciudad habíamos quedado con nuestra hermana Rosalía y dos sobrinos, Daniel y Cristina, que se encontraban de camino desde San Francisco y Yosemite, donde habían pasado unos días antes de reunirnos. Os podéis imaginar la alegría del reencuentro, la de cosas que teníamos que contarnos para ponernos al día después de todos estos meses …


Ya de noche, salimos a pasear de nuevo por el Strip para que los recién llegados disfrutasen también del espectáculo de las luces y como no, de las fuentes del Hotel Bellagio que, cada hora, hasta medianoche, ofrecen un espectáculo de luz y agua al ritmo de una de las 30 melodías diferentes que tienen. Aunque para ser exactos, llegamos un poco tarde esa noche para ver con ellos el espectáculo, por lo que lo dejamos para el día siguiente y tuvimos suerte con la canción que nos tocó, todo un clásico del lugar 😉
Hemos subido un video de Las Vegas a nuestro canal de Youtube incluyendo este momento. Puedes verlo pinchando en la imagen:

https://www.youtube.com/watch?v=xsMJadgY1hM
Pincha en el video


Además, en Las Vegas se produjo un doble reencuentro. Por un lado, nosotros con nuestra familia y por otro, nuestros sobrinos con unos amigos que llevan un tiempo viviendo en Estados Unidos y hacían una escala en la ciudad. Marga y Ángel resultaron ser otra pareja con la enfermedad del viajero y además, blogeros. Intercambiamos información sobre las rutas que habían hecho ellos en EEUU y sobre las que habíamos hecho nosotros en Perú, su siguiente destino. No dejéis de visitar su blog Our Wild Soul. Merece la pena.


Y respecto a Las Vegas, no hay mucho más que contar, casinos y hoteles temáticos, decorados como grandes ciudades o lugares emblemáticos del mundo, por lo que igual te encuentras paseando en góndola por una réplica de Venecia, como en mitad de la Kasbah con sus minaretes (dentro del hotel Planet Hollywood). Pasearla de noche y de día son dos experiencias diferentes. No es una ciudad bonita, al menos a nosotros no nos lo parece. Es más bien un parque temático de los excesos, pero no deja de ser curioso.


Antes de salir de la ciudad, hicimos la parada obligatoria en el famosísimo cartel de Las Vegas para tomar unas fotos. Es el cartel de bienvenida, pero nosotros lo vimos al final. Si quieres salir en la foto con el cártel hay un “fotógrafo” que te hace la foto y controla el turno de la ordenada fila correspondiente. Nosotros simplemente tomamos la foto desde un lateral, sin necesidad de esperar.


Y como, en este caso, Las Vegas es un espectáculo visual os dejamos una galería de imágenes.



Por cierto, en esta primera semana en EEUU disfrutamos de dejarnos llevar por la magnífica ruta que habían preparado Cris, Dani y Rosi, que se hicieron cargo de hacer todas las reservas y nos dejaron disfrutar de su compañía y de tener unos días de “viaje organizado” tras tantos meses de estar pendientes de los pasos siguientes en la ruta.



Tras este paréntesis de volver a una ciudad, viniendo de la naturaleza de Costa Rica, empezamos el recorrido por la naturaleza de los Parques Naturales del Oeste USA, empezando por el Gran Cañón del Río Colorado. Pero eso será la siguiente historia.


Datos prácticos:

Cambio orientativo: 1 dólar = 0,9 euros. El uso de tarjeta está ampliamente extendido, aunque es muy frecuente que las tarjetas con Chip y Pin no se acepten si no tienen banda magnética.

Alojamiento: Super 8 Las Vegas Boulevard. Está al final del Strip, antes de llegar a la antigua Las Vegas, a medio camino de la zona central de casinos, con lo que ganábamos en tranquilidad, con menos ruido. Hay una parada de autobús cercana, así que lo utilizábamos para ir al centro sin problema. Pudimos dejar el coche al día siguiente por la mañana, mientras dábamos una vuelta por la ciudad en autobús. Cerca de este hotel había una gasolinera que tenía buen precio. También es recomendable consultar precios en casinos, ya que muchas veces tienen ofertas que los convierten en una buena opción.

Transporte hasta Las Vegas: aunque nosotros llegamos en coche de alquiler desde Los Ángeles, se puede llegar en autobús a la ciudad con la compañía Greyhound y otras.

Cómo ir al aeropuerto desde la ciudad: Las Vegas cuenta con el aeropuerto internacional McCarran. Para ir al Terminal 3, el autobús CX (Centennial Express) sale desde el Downtown de Las Vegas, pasando por Spring Mountain Road y Las Vegas Boulevard. Para ir al Terminal 1, se puede tomar el autobús 108, 109 y WAX desde el Stratosphere, Westgate Las Vegas o Las Vegas Convention Center.

Cómo moverse en Las Vegas:

En coche: la ciudad dispone de múltiples aparcamientos en las tiendas de lujo (gratuitos durante un par de horas) y casinos (normalmente son gratuitos para los clientes alojados en sus hoteles, pero cuestan entre $8 y $10 para el resto).

En autobús: Si se opta por usar el autobús RTC, se debe comprar una tarjeta en las máquinas expendedoras que existen en casi todas las paradas de la zona central del Strip. El coste de esta tarjeta es de 8 dólares y te permite moverte durante 24 horas. Tiene bastante frecuencia y hay paradas en casi todos los casinos importantes, por lo que resulta muy práctico. Existe una aplicación para móvil disponible en el App Store o en Google Play. Su web es www.rtcsnv.com

Comer en Las Vegas: hay una amplia oferta, ya sea fast food, restaurante medio o de lujo. También hay supermercados que venden comida preparada, sándwiches, wraps, ensaladas, etc. No es un lugar barato en general, pero se pueden buscar apaños. Nuestros sobrinos nos recomendaron la tienda ABC Stores Souvenirs, que tiene sección de comida.

Casarse en Las Vegas: hay muchas capillas, con diferentes servicios y precios. Tened en cuenta que los precios de estas capitas pueden rondar los $150 a $200 (y mucho más, claro). Estos precios no suelen incluir tasas municipales ni propinas (oficial de bodas, fotógrafo y chófer), que pueden sumar otros $150. Si queréis que la boda sea legal, la licencia de matrimonio y la apostilla de convalidación suman otros $97


4 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Pues aún no las hemos recibido, Miguel. Seguro que estábais muy guapos ...
      Ja, ja, ja

      Eliminar
  2. Un reencuentro deseado y maravilloso, disfrutar de esos dias, ese viaje y vuestra compañía, que tanto habia echado de menos, la guinda de un gran viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nosotros también fue un momento especial después de tantos meses sin ver a nadie de la familia. Un chute de energía para hacer el resto del camino.

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.